Empresa Startup: cuida a las palabras desde ahora y ellas cuidarán de tu marca por siempre

Una empresa que apenas comienza, tarde o temprano iniciará su comunicación: desde describir el negocio, explicarlo si es muy novedoso y anunciarlo.
Todo esfuerzo de comunicación que haga, desde el primer mensaje, irá construyendo su personalidad de marca en la mente del público objetivo, entendiendo a ésta como la forma de ser de una marca: cómo siente, habla, piensa y cómo actúa. Sí, como si fuera una persona.
Definir la personalidad de una marca es crucial para su futuro, le permitirá crecer con paso firme ya que será la base sobre la que construirá su identidad visual, la verbal y definirá cómo debe comportarse y cómo no.
Como toda la comunicación deberá ir en línea con la personalidad de marca,
es vital que desde sus primeros mensajes sea coherente y consistente con ella.
Construir a los ojos del consumidor la personalidad de una marca lleva tiempo y perseverancia, pero corregirla o cambiarla una vez establecida es cuesta arriba, muy costoso y sumamente difícil, yo creo que es casi imposible.
Piensa en una persona que de primera impresión te fue antipática, la segunda vez que hablaste con ella tampoco te pareció alguien que invitarías a tu casa, y después, las siguientes veces que hablas con ella, actúa para caerte bien, trata de cambiar esa primera impresión que tienes de ella, estoy seguro de que no logrará convencerte de que ya es una persona distinta a la que conociste, lo mismo sucede con las marcas. Por ejemplo, Coca-Cola es una marca feliz que da felicidad a las personas y lo será por siempre.
La startup deberá definir cuál es el beneficio que hace único a su producto o servicio y encaminar sus esfuerzos a comunicarlo en cada mensaje, en todos. Tener por escrito en un documento especial lo que podríamos llamar el ADN de la marca: qué es, qué será siempre, qué odia, qué ama, qué no es y no será nunca y qué quiere llegar a ser. Todas las respuestas a estas preguntas normarán su quehacer en comunicación y marketing.
A la empresa que inicia su camino, su crecimiento, le recomendaría seriamente que se apoye, desde el principio, en la experiencia, en la capacidad de observación y la imaginación de un copywriter para que éste redacte sus mensajes de manera atractiva y persuasiva. Con la ayuda del copywriting la marca irá creando las bases de una comunicación diferenciada y memorable.

5 sugerencias que pueden ayudarte a descubrir la personalidad de tu marca:

1. Piensa en ella como si fuera una persona: mujer, hombre. Sus principales cualidades y cómo actuaría frente a los que se relacionará.
2. Qué sería capaz de dar a los otros, cómo podría ayudar a las personas.
3. Cómo se portaría, qué diría y qué nunca diría, qué haría y que jamás haría.
4. Qué sentimientos tendría, qué emociones sería capaz de provocar.
5. Redacta en tres o cuatro líneas las conclusiones de los cuatro puntos anteriores exactamente como si le estuvieras explicando a alguien cómo es esa persona, esa marca.
Comprobarás que cuando escribas los mensajes de tu marca sabrás, más bien sentirás, si es así el tono y manera que debe usar, si realmente diría eso y de esa forma, si se comportaría así.
Recuerda, cuida a las palabras y ellas cuidarán de tu marca.
Que tengas un productivo y feliz 2019. Hasta el próximo año.