Etiqueta hotelera: reglas para ser un buen huésped

¿Qué es lo que a los trabajadores de la industria hotelera les gustaría que supieras? Les preguntamos qué constituye para ellos un buen huésped y esto fue lo que nos dijeron.

En resumen, los colaboradores de HOTELES resaltaron la importancia de una actitud amable de parte de los huéspedes. Quisieran que cada huésped supiera acerca del enorme trabajo que se realiza para mejorar su experiencia. Sobre todo, ¡desearían que los huéspedes dejaran de fumar en las instalaciones!

Estas son las preguntas que les hicimos y lo que nos contestaron. Puedes tomar esta información como referencia para crear tu propia guía de etiqueta hotelera y convertirte en un gran huésped al viajar.

El huésped perfecto.

Al preguntarles acerca de lo que para ellos sería “el huésped perfecto”, la mayoría coincidió en algo: una persona amable, que aprecia el servicio que se le está otorgando. Algunos mencionaron la importancia de arribar al hotel con la estancia prepagada o garantizada.

Utilizar los servicios del hotel, pagar un precio justo y recomendarlo (si están satisfechos con el servicio) son otros rasgos que los trabajadores de hoteles incluyeron en su “huésped perfecto”.

Lo que callamos los hoteleros.

Les preguntamos qué era lo que más les gustaría que los huéspedes supieran acerca de su trabajo y el ambiente laboral de un hotel. Todos hicieron alguna mención del trabajo dinámico y sincrónico que se realiza “tras bambalinas” para brindar al huésped una estancia feliz.

También quisieran que supieras que genuinamente quieren ayudarte y que hacen un esfuerzo por ponerse en tus zapatos cuando te quejas de algo o tienes alguna petición que raya en lo extravagante.

¡Deja de hacerlo!

Al ser cuestionados acerca de lo que quisieran que los huéspedes dejaran de hacer, lo más mencionado fue: fumar en las habitaciones o áreas comunes del hotel. Si quieres hacer enojar a un trabajador en un hotel, ignora el reglamento en ese sentido.

Otras mañas que no caen muy bien son: hacer mucho ruido, faltarle al respeto a los empleados del hotel, llevarse las toallas o utilizarlas para limpiar calzado (¿en serio, huéspedes?).

De preferencia, evita abusar de los desayunos y cócteles de cortesía -es de mal gusto y los haces trabajar más-.

Estos son los tips de etiqueta hotelera que los empleados de los hoteles tienen para ti. Aplícalos en tus próximos viajes y verás cómo rinde frutos ser un buen huésped.

Respeta los reglamentos de las áreas comunes, como albercas, restaurantes, jardines, etc.

Respeta los reglamentos en albercas, los hoteles frecuentemente tienen albercas dirigidas a diferentes segmentos de clientes por edades que están diseñadas específicamente para cada perfil, albercas de niños adecuadas para ellos y su seguridad, albercas para adultos las cuales están diseñadas para que puedan tomar bebidas alcohólicas y no es conveniente por seguridad de los menores que estén en las albercas para adultos, ponte bloqueador al menos 30 minutos antes de ingresar a las albercas esto para que tu cuerpo absorba bien el liquido y las albercas se mantengan en las mejores condiciones y lo mas limpias posibles para ti y los demás huéspedes evitando así también que se utilice más cloro y líquidos para el saneamiento de las albercas y cuidar así más el medio ambiente.

Respeta los códigos de vestir de los restaurantes, no entres con ropa mojada, esto debido no solo a que es un capricho del hotel sino a evitar un accidente ya que los pisos de los restaurantes en particular son pulidos con frecuencia y si combinamos esto con agua que puedas estar dejando en el camino puedes ocasionar una caída y/o accidente a personal del hotel, otro huésped o bien a algún integrante de tu familia.

Repeta los jardines y áreas verdes del hotel Los espacios verdes regulan la temperatura y la humedad. Producen oxígeno y filtran la radiación: además, absorben los contaminantes y amortiguan los ruidos. También son el lugar de paseo, el relax o el ocio. Pero más allá de su valor intrínseco (su buena organización, su calidad o el grado de protección), muchas veces es su dimensión simbólica la que los convierte en lugares apreciados, dice Enric Pol.

– Si puedes, elige operadores turísticos, compañías aéreas y hoteles comprometidos con las comunidades de acogida y con el medio ambiente.

– Recuerda que las vacaciones también son una ocasión para conocer una cultura diferente: Intenta adaptarte a los usos y costumbres locales, sin imponer tus hábitos y estilos de vida.

– Aunque hayas pagado por tus vacaciones, respeta las normas del lugar: no te empeñes en obtener privilegios y tratos de excepción y no adoptes comportamientos ofensivos o altaneros. Infórmate sobre la práctica de dejar propinas y dar limosna.

Apoya las manifestaciones culturales y la artesanía local: te llevarás a casa recuerdos “de verdad” y ayudarás a la población del país visitado. Infórmate sobre la práctica y los límites del regateo.

– Cierra el grifo, apaga el aire acondicionado y las luces cuando salgas del hotel. Así, ayudas a no desperdiciar agua y energía, recursos valiosísimos para todo el planeta.

Cumpla con las leyes y los reglamentos locales y nacionales.

Si bien cada establecimiento tiene sus propias características en el servicio, hay que mencionar que por lo general los horarios en los hoteles de entrada y de salida están bastante estandarizados. Como regla general las habitaciones pueden ser utilizadas a primeras horas del día de llegada y deberán quedar libres antes de las 12 horas del mediodía del día de salida.

Los horarios marcados para las entradas o check-in suelen fijarse entre 1 y 3 horas después del de salida, el motivo no es otro que el de dar margen de tiempo suficiente al departamento de limpieza para que ponga a punto esas habitaciones que han de ser ocupadas por nuevos clientes.

EL CHECK IN SUELE SER A PARTIR DE LAS 2 PM O 3 PM EN ALGUNOS CASOS.

El Check in del hotel indica el tiempo transcurrido desde que el hotel comienza a cobrar por el día. Si un cliente quiere ocupar la habitación del hotel antes del horario de check in, el hotel puede cobrar por un día adicional y lo considera como una estancia de un día anterior (en comparación con los que ocupan la habitación del hotel después de la hora de llegada). La mayoría de los hoteles, sin embargo, puede dar cabida a un margen de tiempo (normalmente 30-60 minutos) sin ningún cargo adicional, si se quiere tener la habitación antes de la hora de llegada.

Por regla general si se solicitan las habitaciones antes de la hora del establecimiento para el check-in, se alojarán las primeras personas en llegar, ya que se da prioridad según las habitaciones estén disponibles.

Ahora bien, si el huésped desea entrar a la habitación (siempre que haya disponibilidad de habitaciones a tempranas horas de la mañana) puede pagar por ello. A menudo en los hoteles pueden llegar viajeros que lleguen cansados de un largo viaje y que aparezcan para hacer la entrada muy temprano, como por ejemplo a las 6, 7, 8 o 9 de la mañana. En estos casos, si hay disponibilidad, y con previo consentimiento del mismo, se acordará a cargar en la factura un concepto de Early Check-In fee, o suplemento por Check-In temprano. Por lo general son tarifas preestablecidas de acuerdo a las horas de adelanto con respecto a la hora publicada de registro del hotel.

Al igual que con las salidas, con las entradas también se establece una hora tope de llegada, que suele ser las 18 horas. Pasada esa hora si no hemos avisado de que tenemos previsto llegar más tarde, el hotel puede cancelar la reserva.

EL CHECK OUT ES A MEDIODÍA, LA FLEXIBILIDAD PARA SALIR MÁS TARDE DEPENDE DEL ESTABLECIMIENTO.

El día de la salida o check-out el huésped dispone de un tiempo máximo para dejar la habitación, de lo contrario el hotel puede cargar una noche más. La hora tope más usada internacionalmente es las 12 del mediodía, aunque ésta podría variar dependiendo del hotel o del país.

Es importante destacar que el late check out nunca se considerará como un derecho de los clientes, sino un privilegio que puede ser otorgado por el jefe de recepción sobre la disponibilidad de las habitaciones. Puede que sea de forma gratuita o pagar por el uso de la habitación con un late check out.

Hay un montón de maneras innovadoras para cerrar la cuenta de la estancia en el hotel, aparte de la forma tradicional. A continuación, se presentan dos opciones de uso común en hoteles (por lo general sólo se aplicarán a los clientes que hayan facilitado tarjetas de crédito válidas en el registro):

  • Espress Check-out: es generalmente conveniente para los clientes que decidan salir muy temprano en la mañana. De hecho, en la noche, un botones (por ejemplo) desliza el folio de cada huésped con salida el día siguiente bajo la puerta de la habitación (tiene que estar ya cargada la última noche de la estancia). Cuando el cliente se despierta, deberá firmar el folio el voucher de tarjeta de crédito, salir de la habitación, depositarlos junto con la llave de la habitación en la recepción y marcharse.
  • Auto Check-out: Los clientes pueden revisar su folio utilizando terminales de auto chequeo situadas en las zonas comunes o en las habitaciones, por ejemplo, en el sistema de TV integrado y confirmando los cargos con el mando a distancia, siempre y cuando el hotel disponga del software que integre los sistemas con el PMS de recepción.