5 consejos para tu primer viaje solo.

Cualquiera que sea el destino, las condiciones de viaje, la duración, el presupuesto o los motivos, hay aspectos fundamentales a tomar en cuenta a la hora de viajar solo por primera vez. Porque, aunque nuestra atención esté en su mayoría enfocada a los lugares increíbles que queremos visitar y las diferentes actividades que nos convocan, todo esto se puede ver estropeado si pasamos por alto detalles pequeños, pero muy importantes. 

Lo primero y más importante…

Sonará trillado, pero te lo recordamos porque es un aspecto fundamental para seguir planificando un viaje. Si tienes un destino definido y puedes reservar unas fechas con seguridad, no dudes en comprar tus tiquetes con tiempo. Esto te permite encontrar los mejores precios, fechas y horarios de vuelo.

Eso sí, ten en cuenta que la mejor tarifa en los pasajes suele tener las penalidades más severas, así que si no cuentas con un espacio definido de tiempo libre, sigamos con el siguiente consejo.

Infórmate bien sobre el destino

No es suficiente saber con exactitud cuáles son los atractivos turísticos de un lugar y planificar tu visita; es muy importante y enriquecedor conocer un poco sobre su historia, cultura y costumbres. Luego de un poco de lecturas y conversaciones en foros, te podrás hacer una idea de qué esperar en cuanto a la actitud de la gente y de cómo deberá ser tu comportamiento, si quiere sentirse bienvenido y entablar buenas relaciones a donde vayas.

Esto, además, te dará nuevas ideas de lugares a visitar o actividades interesantes que, muchas veces, dependen del contexto social más que de su atractivo.

En cuanto al hospedaje

No importa si vas a reservar con anticipación o prefiere buscarlo in situ, lo mejor es que tengas claro a qué zona quiere llegar y cuáles son las alternativas. Esto dependerá del tipo de viaje que realices (negocios, entretenimiento, cultural, ecoturismo, etc.), pero siempre es mejor tener una idea clara de dónde se ubican los lugares que vas a frecuentar y buscar un hotel/hostal ubicado en un sitio cercano, seguro y con facilidades de transporte.

El “arte” de hacer maletas…

No es nada fácil, ya que siempre terminamos llevando más de lo que necesitamos, dejando lo indispensable en casa y usando una maleta inadecuada. Con la práctica esto va mejorando, e incluso puede ser que muchos prefieran que sobre a que falte, pero lo que si puede arruinarnos el paseo es llevar un equipaje incómodo.

Nuevamente, depende del tipo de viaje: si viajas en tour o por negocios, una maleta con buenas ruedas, espaciosa y apropiada para su altura, será suficiente. Si por el contrario, viajas por tu cuenta y piensas moverte mucho, lo mejor es una mochila fuerte, cómoda, con varios bolsillos y que puedas cargar en tu espalda y reforzar en tu cintura para que no te genere malestares musculares.

Cuida tu salud en todo momento

Es importante tenerlo en cuenta incluso antes del viaje, durante la planificación. Muchos destinos exóticos tienen como requisito la aplicación de ciertas vacunas, otros lo dejan como una sugerencia, por lo que dependerá de tu estado de salud, defensas y el nivel de prevención que necesitas para estar tranquilo. Por otro lado, si tomas algún tipo de medicina, es importante que lleves un poco más de la dosis acostumbrada o estés seguro de poder conseguirla, en caso de que haya algún contratiempo.

En temas de alimentación y bebidas, solo tú conoces tu metabolismo y cómo este reacciona ante los cambios. No es necesario visitar siempre lugares costosos para asegurar calidad e higiene, pero eso sí, evita tomar agua de la llave y comer con frecuencia en la calle.

 

Estás listo para emprender tu primera aventura en solitario.