10 Tips de seguridad para ir a la playa con tus hijos.

Las tan esperadas vacaciones o esos fines de semana largos en los que queremos irnos a “la playita” a tomar unas vacaciones familiares, son una gran oportunidad para disfrutar alguna de las mejores playas mexicanas como AcapulcoCancúnPuerto Vallarta, Ixtapa Zihuatanejo la Riviera Maya, la Riviera NayaritLos CabosLa Paz o Huatulco, entre muchas otras más.

Sin embargo, es muy importante considerar que los niños requieren un cuidado especial, pues en las playas hay varios factores naturales, desde el sol, hasta las corrientes submarinas, o incluso factores humanos que pueden salirse de control y ocasionar algún problema o accidente.

Asegúrate unas vacaciones tranquilas y relajadas tomando las precauciones necesarias. Aquí te damos algunos tips importantes que debes considerar siempre que vayas a la playa con tus hijos. Te damos 10 tips de seguridad para ir a la playa con tus hijos:

1. ¡Cuidado con el Sol!

Que nunca te falte un buen bloqueador solar con Factor de Protección Solar de 30 o más, así como crema hidratante. ¡Nada peor que sufrir unas vacaciones con la piel quemada por el sol! Considera el uso de gorras, lentes y camisetas de nylon, ya que son ligeras y se secan rápido al salir del agua. Evita ir a la playa en las horas de mayor intensidad de rayos solares (entre las 10:00 a.m. y las 2:00 p.m.).

2. ¡Evita la deshidratación!

No debe faltar un termo o hielera para alimentos y bebidas. Los líquidos fríos pueden ayudarte a evitar una insolación al regular la temperatura del cuerpo. Siempre es preferible el agua simple y las bebidas hidratantes, pues los jugos y refrescos realmente no quitan la sed por su alto contenido de azúcar. Tras un buen rato de juego en la playa, los niños suelen tener hambre, por lo que considera traer alimentos que no generen basura y no requieran utensilios, como sándwiches, galletas, jícama, pepino, etc.

3. Lee las noticias y pregunta.

Investiga muy bien sobre acontecimientos recientes en la playa de tu destino turístico, pues puede haber historial de presencia de tiburones, medusas, cocodrilos, erizos, cangrejos, fuertes corrientes submarinas, marea alta, etc. Muchos accidentes ocurren por falta de información. No debes solamente “llegar a la playa”, debes conocerla y saber sus características específicas. ¡Cada playa es única y diferente

4. Usar trajes de baño con colores brillantes.

Es un buen auxiliar para no perder de vista a los niños, incluso por el rabillo del ojo o cuando están a una distancia considerable. La ropa de colores brillantes resalta incluso por debajo del agua, a menos que el agua esté muy revuelta con arena. Es imperativo nunca perder de vista a tus niños, pues los accidentes de playa pueden ocurrir en segundos.

5. Atención con los objetos inflables.

Hay que evitar los objetos inflables como llantas, camas, pelotas o flotadores en playas de alto oleaje, pues pueden ser arrastrados por las corrientes marinas superficiales que van a contracorriente de las submarinas, por lo que resulta difícil sujetarlos a menos que tengan una correa amarrada con la persona. Por el contrario, son muy útiles en aguas tranquilas, sin fuertes olas, pero debe revisarse que no tengan fugas de aire.

6. Ubica al personal de seguridad.

En cuanto llegues a la playa trata de ubicarte cerca de un salvavidas, seguridad o personal capacitado en caso de emergencia, pues contar con ayuda inmediata en caso de algún problema o accidente puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Guardar el número telefónico de centros de salud y de la policía local en tu celular también podrá mantenerte seguro en caso de emergencia.

7. Busca la ubicación perfecta.

Debes identificar algún punto de referencia que sea fácil de recordar para tus hijos, pues es común que los niños se desorienten cuando entran a nadar al mar y regresan a la playa.

8. Nada en paralelo.

Declara una regla con tus hijos de no adentrarse en el mar, pues las corrientes submarinas son más peligrosas mientras más lejos de la playa se ubiquen. La manera más segura de disfrutar las olas es nadar en paralelo a la orilla del mar. Educa a tus hijos a hacerlo siempre así. Ellos se divertirán y tú estarás más tranquilo.

9. Evita Rozaduras de arena.

Al terminar la sesión de playa es muy sencillo evitar las rozaduras por arena limpiando con toallitas húmedas las partes del cuerpo en las que pudiera entrar arena o las que tengan coyunturas, como las orejas, dedos, entrepierna, ojos y articulaciones. Después de secarse es bueno usar talco para eliminar los granos de arena que quedan pegados en la piel con facilidad.

10. Lleva un cambio de ropa.

No olvides llevar un cambio de ropa, pues es incómodo traer ropa húmeda y fría después de nadar, además de que puede ocasionar resfriados.