Turismo Obscuro

Qué es el ‘turismo oscuro’ y qué destinos ofrece México

No se sabe desde cuando se practican este tipo de actividades, pero cada vez hay más interés por conocer sitios con esas características.

México ofrece una riqueza impactante no solo para quien busca playa, sol o sitios históricos, por sus condiciones culturales y tradicionales, resulta un campo fértil para el llamado “turismo de oscuro”, con destinos ligados a la muerte, el riesgo, el desastre o a lo macabro.

El investigador del Instituto de Geografía de la UNAM, Álvaro López, señaló que, aunque no se sabe desde cuando se practican este tipo de actividades, cada vez hay más interés por conocer sitios con esas características, pese a la falta de difusión.

Vive la experiencia de ser migrante.

En Ixmiquilpan, Hidalgo, en una localidad llamada El Alberto se oferta la ‘caminata nocturna’, donde los turistas simulan ser ilegales que pretenden cruzar a Estados Unidos. Los locales representan a los polleros o a la migra.

El terreno es agreste, el viaje incómodo, y a lo largo del recorrido los visitantes se encuentran con cholos que los quieren asaltar, narcotraficantes y la migra. El lenguaje y el trato son fuertes, y la situación puede durar dos horas, o toda la noche, añadió.

Terreno Zapatista.

Los ‘zapatours’ son una alternativa, que gira en torno al Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Inicialmente se enfocó a la venta de artesanías, pero hoy los propios zapatistas reciben viajantes con el fin de dar a conocer su movimiento.

Si estas en la Ciudad de México.

En la Ciudad de México se encuentran casos como la Plaza de las Tres Culturas, que resulta atractiva no tanto por lo que simboliza, sino porque ahí se dio la matanza de estudiantes durante el Movimiento del 68, precisó Álvaro López.

El legendario Barrio de Tepito.

Un caso interesante son los ‘tepitours’, donde además de mostrar al visitante algunas cuestiones del comercio informal, los habitantes del barrio bravo de Tepito exponen parte de su cultura urbana y buscan reivindicar su espacio, muchas veces considerado riesgoso. Ahí también se puede visitar el templo de la Santa Muerte, o los espacios por los que es considerado la cuna del box en México.

Detalles

El experto explicó que se trata de una actividad económica lícita, promovida por la gente local como un modo de sobrevivencia, bajo el argumento de que la población conozca estos espacios para que no se repitan historias de guerra o muerte.

Entre las que se investigarán están las más comunes, como la celebración del Día de Muertos en el Lago de Pátzcuaro y localidades cercanas como Janitzio o Tzintzuntzan, en Michoacán, así como Huaquechula, Puebla, y otros estados.

“Al ofrecerse esta opción también se quitan ataduras sociales. Actualmente hay mayor apertura y permisividad, las personas ya no se sienten avergonzadas de visitar espacios antes impensables porque ahí otros habían sufrido riesgo, dolor, tortura o muerte”,