¿Cómo ofrecer una alimentación saludable a personas con colesterol y diabetes en un hotel?

🍎 Escrito por la Nut. Catherine Matus, nutriologa y educadora en diabetes en Nutrest

Recomendaciones de menú para huéspedes que viven con diabetes

Antes de iniciar con las recomendaciones alimentarias, es importante recordar la empatía que se debe de tener con las personas que viven con alguna enfermedad crónica, el padecer diabetes  no es sinónimo de poner una etiqueta ya que la persona sigue siendo la misma, le siguen gustando las mismas cosas y sigue sintiendo de la misma manera hecho que no cambiará por padecer una enfermedad, razón por la cual no se le debe de nombrar como diabético, la manera correcta de dirigirse es: persona que vive con diabetes, entonces el menú se deberá nombrar como: menú para personas que viven con diabetes.

  1. Mejora la calidad del carbohidrato: Ofrece dentro de tu menú carbohidratos que contengan mayor cantidad de fibra y evita poner carbohidratos simples, es decir, azúcares. Un carbohidrato simple se digiere y absorbe de manera más rápida que aquel que contiene más fibra, debido a que la fibra es la parte comestible no digerible de los carbohidratos ayudando a que no se eleve de manera rápida la glucosa en el organismo
  2. Combina grupos de alimentos: Es muy común que se satanice la grasa en los platillos, prefiriendo siempre preparaciones bajas en grasa, la grasa al igual que la fibra dietética a lenta la absorción de los alimentos ya que su proceso digestivo es más complejo que el de un carbohidrato, esto no quiere decir que la mejor opción sean los fritos, capeados o empanizados, ya que también se debe cuidar la calidad de la grasa. Una buena opción es incluir grasas vegetales como el aguacate, aceitunas y vinagretas en los platillos
  3. Incluye platillos llamativos: Generalmente estas opciones del menú llegan a ser insípidas o poco atractivas para los huéspedes, no es necesario preparar los platillos sin nada de sal o sin condimentos, lo mejor sería adaptar algunos de los platillos más pedidos del menú mejorando la calidad del carbohidrato y la grasa, recuerda que las personas que viven con diabetes también tienen derecho a disfrutar su comida
  4. Los postres no están peleados con la diabetes: Como ya se mencionó la importancia radica en la calidad nutricional, se pueden mejorar los postres con harinas integrales, edulcorantes que sean adecuados para hornear, chocolates con porcentajes altos de cacao etc.

La diabetes mellitus es una enfermedad caracterizada por la deficiencia parcial o total en la secreción de insulina, los 2 tipos más comunes de esta enfermedad es la diabetes mellitus tipo 1 y la diabetes mellitus tipo 2

La diabetes mellitus tipo 1 aparece es la 1era o 2da década de la vida, esta relacionada a problemas inmunológicos y existe una destrucción de las células betas del páncreas que son las encargadas de la secreción de insulina, teniendo como consecuencia una deficiencia total de esta hormona.

La diabetes mellitus tipo 2 está más asociada con malos hábitos de alimentación y con el sobrepeso y la obesidad, este tipo de diabetes puede aparecer en cualquier etapa de la vida, se silenciosa durante varios años ya que aún se cuenta con una producción de insulina por lo cual su diagnóstico es más tardío.

La alimentación para esta enfermedad dependerá del tipo y de cada persona, generalmente personas que viven con diabetes tipo 1 han llevado durante muchos años un tratamiento nutricional y conocen las porciones que les corresponden de los alimentos, especialmente, de los carbohidratos, esto facilita que al momento de estar en un viaje o salir a comer a un restaurante puedan adaptar los menús para seguir cuidando de su enfermedad. En el caso de las personas que viven con diabetes tipo 2 puede resultar un poco más complicado, ya que algunas de estas personas nunca han recibido un tratamiento nutricional o bien llevan muy poco en él.

Los restaurantes de los hoteles pueden jugar un papel muy importante al ofrecer opciones de menú para estos huéspedes, si bien las porciones no serán de manera personalizada si se pueden buscar estrategias nutricionales para la calidad nutricional de sus platillos.

Recomendaciones de menú para personas con hipercolesterolemia (Colesterol Elevado)

  • Mejora la calidad de las grasas: Es importante elegir adecuadamente los aceites que se utilizan para cocinar, dependiendo del uso que se les vaya a dar, esto se debe al punto de humo de las grasas, es decir, la temperatura que soporta una grasa para no descomponerse y soltar sustancias nocivas para el organismo, por ejemplo, si vas a freír algún platillo puedes utilizar aceite de coco o aceite de oliva ya que son más estables ante el calor.
  • No reutilices grasas: Al reutilizar el aceite con el que preparas tus platillos estas exponiendo la grasa al punto de humo, bajando la calidad nutricional de tus alimentos
  • Más grasa vegetal y menos grasa animal: En una  hipercolesterolemia se procura disminuir la cantidad en el consumo de grasa saturada, es decir, grasa animal como es: el tocino, la manteca, la mantequilla, la crema, la mayonesa etc. Prefiriendo la grasa proveniente de origen vegetal como es: aguacate, aceitunas, aceite de oliva.
  • Ofrece pescados de agua fría: El omega 3 es una de las estrategias más utilizadas para el control de las dislipidemias, los pescados de agua fría son ricos en este tipo de grasa esencial, en estos pescados se encuentran: el salmón, el arenque, la trucha, la sardina y el atún

El hipercolesterolemia es el término médico utilizado para referir cuando el colesterol malo, o de baja densidad (LDL) se encuentra por encima de los rangos óptimos y el colesterol bueno, o de alta densidad (HDL) se encuentra por debajo de los rangos óptimos, al igual que con la diabetes existen varios tipos de hipercolesterolemia que pueden ser causadas desde un aspecto genético hasta el derivado por malos hábitos alimenticios

Generalmente se asocia al sobrepeso y la obesidad, sin embargo, personas con pesos saludables también pueden padecer esta alteración. La alimentación también juega un papel importante para corregir o controlar la hipercolesterolemia.

La importancia de una alimentación saludable 

Actualmente se está viviendo una de las pandemias más fuertes de los últimos años, el 2020 se nos ha bombardeado con información sobre este nuevo virus que paralizó al mundo, el SARS COV 2 causante del COVID-19, sin embargo, el mundo ha atravesado durante un tiempo más largo una pandemia de mayor letalidad que es la obesidad. 

La obesidad es una enfermedad no actúa de manera aguda como este nuevo virus, pero va deteriorando nuestro organismo de manera silenciosa trayendo como consecuencia algunas enfermedades como: 

  • Diabetes mellitus tipo 2
  • Hipertensión arterial sistémica
  • Dislipidemias
  • Enfermedades cardiovasculares.

Nuestro país ha encabezado la lista de obesidad durante varios años, siendo el 1er lugar en obesidad infantil y el 2do lugar en obesidad en adultos que ha dado lugar a una elevada tasa de mortalidad en enfermedades cardiovasculares, complicaciones de la diabetes e hipertensión.

Hemos escuchado la importancia de llevar una dieta correcta y mejorar nuestros estilos de vida como una medida para sanar el sobrepeso y la obesidad. 

Nuestra secretaria de salud ha iniciado campañas para controlar el peso, cada vez es mayor el interés sobre temas de nutrición, las visitas nutricionales son más populares, incluso se mejoró el etiquetado de los alimentos.

Los restaurantes de hoteles ofrecen opciones de platillos con menor cantidad de grasa o carbohidrato incluso con porciones más pequeñas volviéndose popular como el menú ‘’light’’ o para seguir cuidando la ‘’dieta’’ que son una buena estrategia para aquellas personas que están en tratamientos nutricionales para el control de peso o disminución del porcentaje de grasa, pero ¿Qué hay de las comorbilidades asociadas al sobrepeso y obesidad?  

Como se mencionó es muy popular la palabra de dieta saludable y comenzaremos definiéndose. 

¿Qué es una dieta saludable?

Dieta saludable se refiere a todo lo que consumes en tu día, sin importar si son alimentos naturales, industrializados, altos en azúcares, grasas o sodio etc. Por eso al usar la frase ´´estás a dieta´´ nos estamos dirigiendo de manera errónea, la forma correcta para referirnos sería dieta correcta o saludable o plan de alimentación.

La dieta correcta cumple con 6 criterios:

  • Debe ser completa, equilibrada, adecuada, suficiente, adecuada, inocua

Esto quiere decir que debe contener todos los nutrimientos, se deben guardar las porciones adecuadas que puedan cubrir las necesidades de una persona, tomando en cuenta, su sexo, talla, peso, edad, actividad física etc. Además, debe contener diversidad de alimentos para brindar una variedad en colores, sabores y texturas y que no presente un riesgo para la salud.